¿Qué vamos a comer hoy? 3. Szilvásgombóc

¿Qué vamos a comer hoy? 3. Szilvásgombóc

Szilvásgombóc – Albóndigas rellenas de ciruela

 

Ingredientes:

Para la pasta:

800 gramos de patatas

200 gramos de harina

1 cucharada sopera de margarina

1 huevo

sal

 

Para el relleno:

600 gramos de ciruelas

terrones de azúcar igual al número de ciruelas

150 gramos de pan rallado

100 gramos de mantequilla o de margarina

azúcar en polvo

canela en polvo

  

  1. Cocer las patatas con su piel en agua con sal, pelarlas y triturarlas todavía calientes.

  2. Cuando se enfríen un poco, amasarlas con la harina, la mantequilla o margarina, el huevo y un poco de sal. Extender sobre una superficie enharinada hasta que tenga el grosor de medio centímetro y cortarla en cuadrados de unos 5×5 cm.

  3. Poner en medio de cada uno de los cuadrados una ciruela sin hueso, y en lugar de este, poner un terrón de azúcar pasado por canela en polvo.

  4. Doblar las cuatro esquinas del cuadrado y con las manos enharinadas formar albóndigas.

  5. Poner a cocerlas en una olla grande, en agua hirviendo con sal hasta que suban a la superficie (unos 5 minutos).

  6. Escurrirlas con un colador y pasarlas por el pan rallado dorado en mantequilla.

  7. Espolvorearlas con azúcar en polvo con canela y servirlas. 

 

 

 

Si no queréis cocinar tanto hay una solución más rápida y cómoda. En el supermercado podéis comprar albóndigas congeladas rellenas de ciruela. El producto se llama: fagyasztott szilvásgombóc.

 

 

Muy importante: Hay que empezar a cocer las albóndigas congeladas en el agua hirviendo y cuando suban a la superficie hay que dejarlas cocer unos minutos más. Después se escurren con un colador y se hacen rodar en pan rallado dorado en mantequilla. Si queremos  las espolvoreamos con azúcar en polvo con canela.

1Comment
  • Tino
    Posted at 14:58h, 13 febrero Responder

    Uno de nuestros mejores descubrimientos de la gastronomía húngara y también uno de nuestros platos favoritos. Con azúcar y canela, En la última visita que hicimos a Hungria, tuvimos la suerte de poder disfrutarlas a la orilla del lago por cortesía de nuestra anfitriona. Inolvidable¡¡¡

Post A Comment